Se registraron 73 homicidios dolosos durante todo 2015

Con 73 casos, la cantidad de homicidos dolosos registrada en General Pueyrredon durante 2015 fue un 5,4% menor a la de 2014, período durante el cual habían sido detectados 77 hechos, de acuerdo a los datos preliminares difundidos por el Centro Municipal de Análisis Estratégico del Delito (Cemaed).

En un informe que resumen los indicadores del delito y de la violencia correspondientes al año pasado, el organismo precisó que casi el 60% de los casos tuvieron como motivo un conflicto personal, cifra que en 2014 había sido del 74%.
Los homicidios dolosos en ocasión de robo representaron el 13,70% del total, número que resultó inferior a la cantidad de muertes ocurridas en situaciones de violencia familiar, que fue del 16,44%.

Por otro lado el Centro indicó que en la mitad de los casos, el medio utilizado para causar la muerte fue el arma de fuego, lo que contrasta de manera marcada con lo ocurrido en 2013, cuando se había detectado que este tipo de arma había sido empleada en el 80% de los hechos.
El organismo subrayó como un hecho llamativo observado en 2015 el “alto porcentaje de homicidios dolosos cometidos sin arma o con un elemento no concebido como tal”, debido a que mientras que en años previos esta modalidad se había detectado en el 10% de los casos, en esta oportunidad estuvo presente en el 25%.

Cifras que varían. Por su naturaleza, el de homicidios dolosos es considerado como un indicador “dinámico” ya que se encuentra sujeto a variaciones a causa de la información que pueda surgir de las investigaciones policiales y judiciales.

A fines de 2014, por ejemplo, la cifra de este tipo de crimenes fue de 72 casos pero con el correr de los meses el número fue modificándose hasta llegar a los 77.
Esto obedeció a que algunos hechos que en su momento fueron catalogados como homicidios culposos o dentro de alguna otra figura penal, terminaron siendo calificados como dolosos como resultado de la tarea de la Justicia.
En ocasiones, puede suceder exactamente lo contrario, es decir que ciertos hechos que son catalogados como homicidios dolosos terminen siendo definidos como muertes producidas por otros motivos, ya sea por causas naturales o por suicidios.
Por ese motivo es habitual que las cifras elaboradas para describir el fenómeno en el transcurso de un período sufran ligeras variaciones con el correr del tiempo, incluso muchos años después.