El historial electoral de los precandidatos a intendente

En las primarias de agosto habrá varios precandidatos que poseen una larga experiencia como protagonistas de campañas políticas. Un repaso por la actuación electoral de los cuatro postulantes que más veces salieron a conquistar el voto de los habitantes de General Pueyrredon.

Varios precandidatos marplatenses tienen un largo historial electoral

Las elecciones municipales de este año tendrán como protagonistas a varios candidatos a intendente con una extensa trayectoria electoral y un alto nivel de conocimiento público. Por esa razón, es de prever que las estrategias de campaña de los partidos no se planteen el objetivo de “instalar” a alguna figura. Más bien el esfuerzo estará orientado a convencer con propuestas y a lograr que los postulantes puedan obtener la simpatía con el electorado. Algunas de las encuestas difundidas hasta el momento muestran que los tres precandidatos que lideran las preferencias entre los marplatenses tienen un nivel de conocimiento que supera el 90%. En gran medida, esto obedece a que todos ellos actúan en política desde hace décadas, participando de manera persistente en cada una de las instancias electorales que hubo desde 1983 hasta la actualidad.

Desde el regreso de la democracia, los habitantes de Mar del Plata y de Batán ya votaron en dieciséis elecciones, las cuales se elevan a un total de dieciocho, si se contabilizan a las dos Primarias Abiertas Simultáneas y Obligatorias (PASO) realizadas en 2011 y 2013.

Arroyo, el más fogueado

Entre los precandidatos que se presentarán en 2015 el más veterano es Carlos Fernando Arroyo, quien se postuló por primera vez en el año ’83 con la intención de acceder a la intendencia.

En aquella oportunidad, con 37 años de edad, se postuló por un partido denominado Alianza Patriótica con el que consiguió apenas 1.411 votos quedando ubicado en el 14º lugar, muy lejos de quien fue elegido intendente, el radical Angel Roig.

Desde el ’83 hasta la fecha participó en un total de doce campañas, postulándose para la intendencia en siete ocasiones y para ser concejal en otras cinco.

Sólo no fue candidato en las elecciones de 1989, 1991 y 1993 -año durante el cual se desempeñaba como director de Transporte y Tránsito de la gestión de Mario Russak- y 1997. En los doce procesos electorales en los que decidió dar pelea, siempre su nombre estuvo como cabeza de lista, ya sea postulándose como intendente o como primer concejal.

No obstante, los resultados no le fueron demasiado favorables. De hecho el historial de Arroyo no registra ninguna victoria. Desde sus comienzos hasta el año 2007, su nivel de votos se mantuvo en cifras muy bajas, que no superaron nunca el 2,5%. Sin embargo, ese año realizó su mejor elección, obteniendo el quinto lugar, con un 6,75% como candidato a intendente.

Después de haber hecho reiterados intentos por acceder a un cargo público a través de los votos, Arroyo recién lo logró en 2009, cuando la lista que encabezaba obtuvo una adhesión del 11,23%, lo que le permitió ocupar una banca como concejal, la cual logró renovar en 2013.

Otro aspecto que caracteriza la trayectoria política de Arroyo, se relaciona con las 8 denominaciones diferentes que tuvieron las listas por las que fue candidato.

El nombre más recurrente, utilizado en tres ocasiones, fue el de Partido Popular de la Reconstrucción. En otras oportunidades también utilizó otras denominaciones siempre impregnadas de un carácter castrense y nacionalista, como Alianza Patriótica, Partido Federal o Agrupación Atlántica.

Baragiola en continuado

Este año, Arroyo se medirá en las Primarias de agosto con otra figura de la política local que también cuenta con una extensa trayectoria electoral.

Se trata de la radical Vilma Baragiola, quien debutó como candidata en el año 1997, con 29 años, como integrante de la lista de la Alianza que en aquel momento integraban la UCR y el Frepaso. Aunque no ocupaba los primeros lugares en la nómina, la victoria fue tan amplia (obtuvo el 55,4% de los votos) que le otorgó a Baragiola la posibilidad de ingresar al Concejo e integrarse al bloque oficialista durante la gestión de Elio Aprile.

Desde aquél momento, la dirigente radical participó en 6 procesos electorales, cifra que se eleva a ocho si se incluyen las PASO.

En total, se postuló tres veces como concejal, una como diputada nacional y dos como intendente. A diferencia de algunos de los otros actuales precandidatos, la intervención de Baragiola en las campañas fue más intermitente.

Cuando concluyó su primer mandato en el Concejo siguió en la función pública, pero como secretaria de Desarrollo Social de la gestión de Daniel Katz. Recién volvió a postularse en 2005, esta vez como diputada nacional por la UCR. Si bien la lista no triunfó, obtuvo los votos suficientes como para que la marplatense pudiera ocupar una banca en el Congreso de la Nación por un período de cuatro años.

En 2007, siendo legisladora, compitió en las elecciones locales por la intendencia ubicándose en el tercer lugar.

Concluido su mandato como diputada regresó a Mar del Plata, donde en 2009 encabezó la lista de concejales del Acuerdo Cívico y Social con la que logró reingresar al Concejo para disputar otra vez la intendencia en 2011 y obtener su reelección como edil en 2013.

De las dos elecciones en las que fue candidata a intendente Baragiola perdió dos, y de las tres en las que se postuló como concejal ganó otras dos, aunque sólo en la última, la de 2013, su nombre lideraba la nómina.

Si bien siempre se mantuvo en las filas del radicalismo, los distintos acuerdos de este partido con otras fuerzas políticas provocaron que a lo largo de su carrera Baragiola se postulara en listas con cinco denominaciones diferentes: UCR, La Alianza, Acuerdo Cívico y Social, Udeso y Frente Progresista Cívico y Social.

Pulti, casi siempre protagonista

Después de Arroyo, quien acredita la mayor experiencia en protagonizar campañas es el actual intendente, Gustavo Pulti.

Su debut como candidato no fue demasiado auspicioso. Tuvo lugar en 1987, cuando tenía apenas 22 años, encabezando la lista de concejales de su partido de origen, el Movimiento de Integración y Desarrollo (MID), que quedó en el noveno lugar con el 0,5% de los votos.

Desde entonces participó en once elecciones, que llegarían a doce si se computaran también las PASO de 2011. En seis ocasiones se postuló como concejal, en cuatro como intendente y en una oportunidad como senador provincial testimonial.

En su carrera obtuvo casi tantos éxitos como fracasos, ya que quitando la derrota de 1987, de ahí en adelante consiguió cinco primeros puestos y otros cinco terceros.

La primera victoria de la que participó fue la de 1989 siendo el tercer candidato a concejal del Frente Justicialista de Unidad Popular, del cual el MID formaba parte. Este frente obtuvo el primer lugar en Mar del Plata, permitiendo que Pulti ocupara por primera vez una banca en el Concejo.

A partir de entonces renovó la concejalía cuatro veces de manera interrumpida hasta convertirse en intendente en 2007.

En 1997, su carrera política dio un vuelco al crear su propio partido, Acción Marplatense, bajo cuya denominación compitió en siete de las once elecciones que protagonizó.

Su primer triunfo ocurrió en 2001 contra el oficialismo de la Alianza durante el gobierno de Aprile. Sin embargo la experiencia de Acción Marplatense decayó en cuanto a su capacidad para atraer votos, hasta que Pulti logró resurgir y acceder al gobierno local por primera vez en 2007, siendo reelecto en 2011.

De las cuatro oportunidades en las que se postuló para ser jefe comunal, ganó en dos ocasiones y perdió en otras dos. Desde que Acción Marplatense fuera fundada, el nombre de Pulti siempre apareció en las listas, incluso en 2009, cuando figuró como candidato a senador provincial testimonial como parte del Frente para la Victoria, conservando su cargo como intendente de Mar del Plata y Batán.

La única vez que su apellido no estuvo presente fue en las elecciones de 2013, en las que el oficialismo local perdió las legislativas ante Baragiola.

Martínez, creciendo

Otro de los precandidatos que competirá este año es el militante del Polo Obrero, Alejandro Martínez, quien hizo su debut electoral en Mar del Plata como candidato a concejal en 1997 por esa misma fuerza.

Es también una de las figuras de la política local que más campañas protagonizó ya que desde entonces se postuló en cuatro ocasiones como concejal y en otras cuatro como intendente. Es decir que hasta la fecha, fue ocho veces candidato, cifra que llegaría a diez computando las PASO.

A partir de 1997, Martínez se erigió como la principal figura política dentro de su espacio, ya que encabezó todas las listas que integró.

A pesar de su persistencia, nunca logró acceder a un cargo electoral. No obstante, en las últimas dos elecciones el Frente de Izquierda cumplió un papel que mereció un amplio reconocimiento, ya que tanto en 2011 como en 2013 esa fuerza -que nunca antes había superado el 1% de los votos- perforó el 1,5% requerido como base para sortear la instancia de las primarias.

Por esa razón el Frente, con Martínez a la cabeza, quedó habilitado en ambas oportunidades a participar de las elecciones generales, durante las cuales en 2011 cosechó el 1,93% de los votos y en 2013 obtuvo el mejor resultado de su historia, con un 3,94%.